Latest News

El Volcán de Aguascalientes
by Redacción Escena Taurina - 0





En uno de mis reencuentros con mi ciudad natal, tuve la oportunidad de conocer uno de los panteones más antiguos de la ciudad, El Panteón de la Salud, para mi sorpresa me encontré verlo remodelado, sacado de las ruinas, al entrar a esté pequeño recinto con gran majestuosidad, recuperado del abandono del tiempo…. se adentra al pasado. En una sencilla rotonda (pero no por eso menos importante) para los hombres ilustres que ha dado está tierra cálida como sus aguas termales, en una de las lapidas se puede leer: Rafael Rodríguez, el Volcán de Aguascalientes.

Rafael Rodríguez nace un 17 de agosto de 1926, quien tuviera una personalidad impetuosa, permitiéndole destacar en varios festejos, es en un 4 de abril de 1948, cuando torea por primera vez en su tierra, en la Plaza de toros San Marcos, donde se le incluye en un cartel de beneficencia para la Cruz roja, con novillos de la ganadería de Garabato, ganado falto de lucimiento, pero al que el Volcán revelaba su valor y deseo de llegar a ser una gran figura. Toma la alternativa en la temporada grande de la Plaza México, la tarde del 19 de diciembre, su padrino nada menos que el maestro Silverio Pérez, su testigo Gregorio García, tuvo como éxito aquella tarde, en su primer toro de nombre Morisco de Coazamalucan, al que le cortó una oreja, en su segundo Collarín, las dos orejas y el rabo. En 1951 viaja a Madrid es la tarde del 16 de mayo en la feria de San Fermín cuando confirma su alternativa con el toro Guitarrero, de don Felipe Bartolomé, cortando una oreja, siendo su padrino Pepe Luis Vázquez y su testigo Manolo González.

El 26 de abril de 1971 en la plaza que lo vio nacer al mundo taurino, contando con la presencia de Conchita Cintrón, La diosa rubia del toreo, don Rodolfo Gaona, el Califa de León, se cerró una de las páginas taurinas, con toros de la Punta. Rafael Rodríguez se despide de los ruedos, y son sus hijos Nicolás y Rafael quienes al finalizar el gran festejo le desprenden el añadido.

Hablar de Rafael Rodríguez, el Volcán de Aguascalientes, es hablar de una de las grandes glorias no sólo del redondel, sino del mundo taurino, tardes que marcaron la historia, páginas brillantes que se enmarcaban frente a su majestad el Toro y es está tierra, su tierra, quien lo cobija eternamente.
« PREV
NEXT »
Menu :