Latest News

Sor Juana
by Redacción Escena Taurina - 0



...no había cumplido los tres años de mi edad cuando enviando mi madre a una hermana mía, mayor que yo, a que se enseñase a leer en una de las que llaman Amigas, me llevó a mí tras ella el cariño y la travesura; y viendo que la daban lección, me encendí yo de manera en el deseo de saber leer, que engañando, a mi parecer, a la maestra, la dije que mi madre ordenaba me diese lección. Ella no lo creyó, porque no era creíble; pero, por complacer al donaire, me la dio… (Respuesta a Sor Filotea de la Cruz).
El Instituto Aguascalentense de las Mujeres y el Instituto Cultural de Aguascalientes trajeron al Teatro Morelos a la primera actriz Alma Muriel con el monólogo: Para ti… Sor Juana, monólogo - recital que acerca al público de una manera amistosa a la literatura y a la pluma de Sor Juana Inés de la Cruz, espectáculo en el que se da a conocer un poco de la vida y obra de una mujer a la que hace 300 años, su sed de aprender, saber, leer y escribir casi le cuesta la vida.

Detente, sombra de mi bien esquivo,
imagen del hechizo que más quiero,
bella ilusión por quien alegre muero,
dulce ficción por quien penosa vivo.

Si al imán de tus gracias atractivo
sirve mi pecho de obediente acero,
¿para qué me enamoras lisonjero,
si has de burlarme luego fugitivo?

Mas blasonar no puedes satisfecho
de que triunfa de mí tu tiranía;
que aunque dejas burlado el lazo estrecho,

que tu forma fantástica ceñía,
poco importa burlar brazos y pecho
si te labra prisión mi fantasía.

Alma Muriel a través de una veintena de poemas de la Décima Musa nos llevó a disfrutar de la sensibilidad de la actriz que con este marco celebra 42 años de vida artística, quien debutó en el cine en la década de los 60, trabajando también en radio, teatro y televisión. Un gran recital – monologo donde pudimos disfrutar la conjunción de dos mujeres extraordinarias. Además al finalizar es aún más enriquecedor porque la actriz invita al público a expresar su sentir, creando un vínculo entre artista y espectador.


Y así yo Juana Inés de la Cruz la más indigna criatura de cuántas creo, vuestra omnipotencia, y la más desconocida de cuántas crio vuestro amor, comparezco ante el Tribunal de vuestra divina Justicia y declaro que en el pleito que se me sigue por haber vivido en religión, sin religión como pudiera vivir un pagano, halló que ser condenada a muerte eterna sería clemencia, porque mis crímenes merecen el infinito infierno. Así todo conociendo vuestra divina misericordia, suplico una apelación por aquel acto de amor con que por mis pecados habéis muerto en la cruz y en señal en cuánto digo, deseo derramar la sangre en defensa de esta suplica:
Juana Inés de la Cruz: Yo, la Peor de todas.
« PREV
NEXT »
Menu :