Latest News

Daniel Luque se estrella en Madrid
by Redacción Escena Taurina - 0



El torero sevillano, que había apostado fuerte en este principio de temporada encerrándose con seis toros en una fecha señalada del calendario taurino, se estrelló de forma estrepitosa con unos toros que se fueron con las orejas sin cortar.
Daniel Luque estuvo sin encontrarse en toda la tarde frente a un ganado que a pesar de escasear en fuerza y ausentes de casta, mostraron opciones que no supo ver el torero de sevillano.
La tarde estuvo gris desde un principio, ya que con un breve mirada a los tendidos se reflejaba la poca fe que había despertado este cartel entre los aficionados de Las Ventas. Aun así había cierta esperanza en ver a un torero joven y en clara progresión palpable en los inicios de esta temporada. Sin embargo hay que reconocerle al torero sevillano la valentía de encerrarse en Madrid a estas alturas de temporada. Lástima que el ganado no ayudara a dar esa emoción que requiere una tarde como esta, donde un buen toro puede contrarrestar una posible falta de repertorio que a la larga se traduce en aburrimiento.
En el que abrió, un ejemplar de Nuñez del Cuvillo, Luque se gustó en los lances de recibo, desplegando el capote para torear con estilo a la verónica. El astado, que perdía las manos en el tercio de varas, llegó a la muleta sin fuerza y con una embestida correosa que impidió a Luque ganarle la partida. Después de un bajonazo imperdonable, resolvió con una estocada trasera.
El segundo, marcado con el hierro de Juan Pedro Domecq, fue protestado desde el inicio por su poca presencia. Sin continuidad, ni toro ni torero, dejaron como resultado una faena de pases sin intención. En el tercero más de lo mismo un toro sin claridad en la embestida y un Luque sin frescura en las ideas.
El cuarto parecía que cambiaría la tarde. El de Juan Pedro salió mostrando un buen recorrido en la embestida y con algo más de fuerza que los anteriores. A pesar de esto, Luque parecía empezar a pagar lo hecho hasta el momento y no supo qué hacer. La tarde gris empezaba a hacer mella, sin ideas, Luque dejaba escapar un toro con el que podía haber cambiado el rumbo de la tarde. En el quito el sevillano lo intentó de todas las maneras, citando de lejos pero sin ceñirse en los pases. El de Nuñez del Cuvillo pasaba con nobleza pero sin gracia. Mismo resultado. El que cerraba, noble y con poca fuerza pero claro en sus embestidas, se fue apagando ante una cierta desgana o apatía de Luque, que veía cerca el final de una mala tarde con la que no contaba.

Domingo de Resurrección. Cerca de media plaza.
Toros de Núñez del Cuvillo (1º, 3º, 5º) y Juan Pedro Domecq (2º, 4º y 6º). Desiguales en presentación, manejables y escasos de fuerza. 4º, 5º 6º ofrecieron más juego.
Daniel Luque, como único espada. Silencio, silencio tras aviso, silencio, silencio tras aviso, silencio y pitos.


Luis Llaneza

Foto: Juan Pelegrín
« PREV
NEXT »
Menu :