viernes, 21 de octubre de 2011

Sublime concierto de Elena Duran en el Camarin del Templo de San Diego.




Fue el extraordinario Camarín de San Diego, el escenario donde la flautista reconocida a nivel internacional, Elena Durán, ofreció un recital de música mexicana a manera de homenaje a sus raíces aguascalentenses que su abuela Socorro Muñoz López siempre le enseñó allá donde vivían en California. Fue éste otro de los magnos eventos integrados dentro del programa del Primer Festival de la Ciudad de Aguascalientes realizado por el Instituto Municipal Aguascalentense de la Cultura (IMAC), con motivo del 436 Aniversario de Fundación de la Ciudad.

El espacio del Camarín estaba completamente lleno, había incluso algunos asistentes que permanecieron de pie durante todo el concierto que fue en realidad muy ligero, pero aún en esa sutileza propició un momento de compenetración con el público, en parte por el tamaño y acústica del espacio, pero sobre todo por esas ganas de estrechar a todos y cada uno de los representantes.

Elena Durán ha recorrido diversos países, ha participado en diferentes festivales internacionales y lo mismo ha tocado para la realeza inglesa que para los jóvenes de algún reclusorio, en alguna parte de México o de otro país.

Dentro de su repertorio tocó piezas como México lindo y querido, Amorcito Corazón, Cien años, La marcha de Zacatecas, Veracruz, entre otras. Las intervenciones musicales de Elena Durán estuvieron acompañadas de una pista original de Louis Zepeda que es con quien trabaja prácticamente de forma permanente y para quien pidió en repetidas ocasiones un aplauso del público para reconocer su labor en los arreglos y lograr así un momento de intercambio de los buenos recuerdos y el pasado.

A manera de complemento del concierto cada una de las interpretaciones de la flautista estuvieron acompañadas de visuales que retoman las imágenes más significativas del cine de oro mexicano, un recuerdo más de aquellos tiempos en que Elena Durán convivía con su abuela que siempre la mantuvo cerca de lo mexicano. Por esa identificación de los asistentes hacia la música y las imágenes, el torrente de aplausos efusivos no se dejó esperar desde la primera interpretación y hasta el momento en que la artista decidió retirarse del escenario.

Fue tan completa su participación que los asistentes no contemplaron la posibilidad de pedir otra pieza. El hecho de estar con diferentes públicos le ha permitido no solamente tener experiencias muy diversas, sino crecer como persona, además de compartir la esperanza con aquellos que no ven delante de sí, posibilidades para salir adelante. En entrevista, al final del concierto Durán comentó que para ella fue maravillosa la experiencia de compartir con la gente de Aguascalientes ese momento.

Habló también de la necesidad de resignificar el espacio de las fronteras, de manera muy específica la de México con Estados Unidos, pues dijo “las fronteras son espacios donde la gente vive, tiene sueños y hace vida, lo mismo del lado gringo que del mexicano y hace falta que los medios de comunicación dejen de dar una tan mala imagen de estos espacios para entonces dejar de lado las desgracias  y encontrarles la hermosura”.

Las actividades por este 436 Aniversario de Aguascalientes y como parte del Primer Festival de la Ciudad, las actividades continúan hasta el próximo 26 de octubre para que sigan la programación en los diferentes espacios de la ciudad elegidos para festejarla.




Boletín de prensa del Primer Festival de la Ciudad de Aguascalientes
Foto Escena Taurina

No hay comentarios:

Publicar un comentario