jueves, 3 de noviembre de 2011

México, una sorpresa esperada en España



Con la temporada ya acabada es momento de análisis desde la frialdad que da la no inmediatez. La sorpresa -o quizá no- de 2011 en el panorama taurino ha venido de México. Como un soplo de aire fresco en un escalafón que varía poco año a año. Nombres como Saldívar, Adame, Flores o Garibay han vuelto a poner en liza el histórico sello del toreo mexicano entre la afición española.

Este ha podido suponer el auge definitivo de los espadas aztecas en España. Y quizá no sea sorpresa porque todos sabemos las capacidades de esta generación de toreros machos, preparados y dispuestos a todo para no dejarse ganar la partida por nadie. Incluso capaces de plantarle batalla a las figuras. Era cuestión de tiempo que México volviese a destacar

San Isidro, la referencia taurina de cada año, ha sido la feria más mexicana. Arturo Saldívar rozó el triunfo y fue una de las revelaciones de Las Ventas. Joselito Adame mostró sus armas de torero muy capaz. Ignacio Garibay dio la cara con los duros 'pablorromeros' y se ganó la repetición. Entre los novilleros, Diego Silveti dejó el poso de su dinastía y Sergio Flores causó una gratísima impresión. 

El resto de la temporada ha sido un reflejo lo visto en Madrid, incluída una sorpresa final que nos deparó el cierre del año en Las Ventas. Fermín Spínola cuajó una gran tarde y tuvo el premio a un espadazo. Silveti tomó la alternativa en Gijón ante José Tomás y Talavante y sólo la espada le privó de su merecido éxito. Adame mantuvo su costumbre de triunfar cada tarde. Sergio Flores volvió a ratificar sus condiciones en todos sus compromisos. Cuidado con los mexicanos en 2012. La prensa ha tomado buena nota de sus armas y sabemos que si les dan huecos en las ferias pueden dar algún susto a las figuras.


Miguel Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario