Latest News

Décima Corrida de Feria San Marcos 2012
by Redacción Escena Taurina - 0




Plaza monumental Aguascalientes, Ags., México

Décima corrida de Feria 2012

Sábado 5 de mayo de 2012



El ganado se anunciaba tres de Begoña y tres de Mimiahuapan


Espadas

Eulalio López Zotoluco
Alejandro Talavante
Diego Silveti

Primer toro de la tarde para el Zotoluco de nombre Jando, número 366 con 524 kilogramos, negro, bragado, listón.

La cuadrilla lo corre, luego el Zotoluco, le da lances de tanteo y luego lo brega.

Suerte de varas. Es Juan Pablo González quien le da un fuerte puyazo.
Banderillas. Es Sergio González quien coloca los tres pares, primero y segundo bien, el tercer par lo hace al rejoneo, dejando un sólo palo.

Sin brindar el Zotoluco inicia con doblones, ya en los medios se prepara el Zotoluco pero llega fuerte el viento y lo obliga a ir a que le mojen la muleta, y en un momento de tregua del viento, lo aprovecha el Zotoluco para sacarle algunos muletazos aislados. No se puede seguir así, decide entrar a matar, se perfila, hunde la espada y el animal dobla. Entra el puntillero Don Jesús Gutiérrez Muñoz y todo termina.

Arrastre. Buena parte del público, aplaude.
Al matador. Silencio.

Segundo toro, cuarto de la tarde, de nombre Visionario, número 349 con 530 kilogramos, cárdeno bragado, delantero de cuernos (muy alto el animal).

De los tercios a los medios con suaves Verónicas, se lo lleva el Zotoluco.

Suerte de varas. Es Moisés López quien se encarga de darle el puyazo.
Banderillas. Es Gabriel Luna quien intenta poner los tres pares, bien el primer par, el segundo a la rejoneo, deja un palo, en el tercer par, vaya corretiza que le pusó el toro, por fin a duras penas pusó el apurado par.

Al iniciar el proceso de realizar la suerte de banderillas se hizo un merequetengue por las cuadrillas, por lo cual se vió obligado el matador Eulalio López a bregar, para poner orden.

Brinda al público. En los límites de entre las tablas y tercios, el Zotoluco empieza a doblarse poco a poco, empieza a encontrarlo y en los tercios que le da la primera tanda de muletazos por abajo y en redondo y el toro se va a terrenos de las tablas y ahí el Zotoluco le da una buena tanda de muletazos que arranca muchos ¡olés!

El Zotoluco lo lleva a los medios, pero el toro se vuelve a los terrenos de las tablas, el Zotoluco le insiste e insiste, pero nada. Entonces decide entrar a matar y pincha, y pincha, batalla mucho para matar, por fin le da un soberano bajonazo y al segundo golpe de descabello acierta.

Arrastre. Rechifla.
Al espada. Silencio.

Alejandro Talavante, segundo espada.

A su primer toro de nombre Santanito, número 339, con 486 kilogramos lo recibe con cuatro Chicuelinas y preciso remate.

Suerte de varas. Santanito recarga fuerte al caballo y Salguedo que lo monta ,le da un fuerte puyazo.
Banderillas. Jonathán que ha estado desafortunado y Navarro al rejoneo deja un palo.

Brinda al público. En los medios lo recibe por alto y luego con cambios por atrás muletea, le sale de maravilla. Recibe aplausos y dianas, viene una tanda combinada: derecha e izquierda, continúa con una tanda nada más con la izquierda, arranca muchos ¡olés! y entra la música, ahora con la derecha combinada con cambios de adorno por atrás, con la izquierda hace lo propio. ¡La locura! Entra cortando los aires, Pelea de gallos, y así sigue enloqueciendo al público con sus tandas de muletazos, derecha, izquierda, con cambios y adornos por atrás. El toro Santanito va pronto una y otra y cuántas veces lo cita el diestro, acude puntualmente a la reunión y que bonito mete la cabeza, el diestro venido de allende los mares, se da gusto, se engolosina a placer, debemos recordar que señalamos que Santanito recargo fuerte al caballo, lo cual demostró desde el principio su bravura, así llegando el momento Alejandro Talavante se presta para culminar su faena con la suerte suprema, el público delirante pide voz a cuello que no lo mate. Indulto pide la multitud, para este noble ejemplar, a esto, Talavante sus series de muletazos, el toro acude una y otra y otra vez al llamado del diestro y viene una serie de Manoletinas como culminación de este delirio. El señor Juez concedió la gracia del perdón de Santanito, osea indultado.

Santanito fue regresado a los corrales entre el júbilo y aclamación popular, indudablemente que así en esa forma será recibido en su natal ganadería. Ya que en próximo futuro, Santanito va a padrear y así seguirán vigentes los toros de raza de lidia enhorabuena a la ganadería de Begoña.
Al diestro Alejandro Talavante se le concedió dar triunfal vuelta al ruedo. E invitó a salir al ruedo, a que lo acompañará al señor Bailleres, propietario de la notable ganadería de Begoña.

En su segundo toro, quinto de la tarde de nombre San Jerónimo, número 95 con 530 kilogramos, cárdeno oscuro, bragado, cornidelantero, Talavante lo recibe en los medios dándole bonitos lances.

Suerte de varas. Es Julio Salguedo, el encargado de recibir a San Jerónimo, este arremete con tal fuerza que Salguedo no puede sostenerlo con la vara. Y sucede lo inevitable. ¡Un tumbo aparatoso! Ruedan por la arena caballo y jinete. ¡Bravo, toro, Bravo! Enhorabuena ganadería de Begoña.
Banderillas. La cuadrilla cumple.

Brinda al señor Herrerías, en los medios empieza a muletear, el público está con él, ahora con la izquierda, el público le corea, pero el toro pronto empieza a manifestar fatiga, cansancio, todo esto debido al excesivo castigo, recibido en la vara. El diestro no puede ligar su faena, el público empieza a expresar su descontento. Talavante se siente incómodo con las zapatillas y se las quita. El público sigue en su actitud de disgusto.Talavante decide terminar con todo eso y entra a matar.

Arrastre. Silencio.
Al espada. Silencio.


Diego Silveti, tercer espada.

A su primer toro de nombre El Comandante, número 336 con 498 kilogramos, cárdeno, bragado, le da unos lances de brega, luego una Verónica.

Suerte de varas. El Comandante recarga fuerte al caballo de Azpeitia, quien le da un fuerte puyazo.
Banderillas. Gustavo Campos y Jonathán Prado son los encargados de cubrir este tercio y cumplen bien.

Brinda al público, y de los terrenos de las tablas se lo va llevando hasta los medios, ahí lo muletea bonito y repite otra tanda por el mismo tenor, ahora con la izquierda, y también Dosantinas y remata a la “David Silveti”, más Dosantinas, ahora muletazos por alto viendo al público, esto en terrenos de los tercios de sombra, se perfila, entra y pincha en varias ocasiones, por fin dobla.

Arrastre. Silencio.
Al espada. Silencio.

Segundo toro, sexto de la tarde, de nombre Papalote, número 316 con 511 kilogramos. Toro negro, bragado, cornidelantero.

En los tercios unas Verónicas.

Varas. David Vázquez le da fuerte puyazo.
Banderillas. Son Alejandro Prado y Saldaña que cumplen muy bien el tercio.

Sin brindar, se va a los medios muleteando con la derecha, unos Molinetes, dos o tres muletazos, de repente voltea con el público, dice que regala un toro, se tira  a matar y deja la espada subcutánea, la retira, ahora hunde la espada. Dobla.

Séptimo toro del festejo, toro de regalo,  de nombre Orégano, número 6 con 530 kilogramos, también de Begoña, negro, ligeras bragas.

Silveti lo recibe con Verónicas y Chicuelinas andantes para llevarlo al caballo de pica que monta David Vázquez y con bonito remate se lo entrega. El varilarguero le da un buen puyazo en buen lugar, recibe el reconocimiento de parte del público que se lo manifiesta en aplausos.
Quite de Silveti por Tafalleras, Gaoneras y Revoleras.
Banderillas. Gustavo Campos muy bien, Jonathán Prado va en seco y no coloca y ya no quiere salir. Gustavo Campos cubre los dos pares restantes pero lo hace tan extraordinariamente bien que la plaza entera se enloquece y saca a Gustavo Campos a los tercios a recibir el torrente de aplausos.

Silveti brinda al señor Gobernador del estado de Aguascalientes, señor Carlos Lozano.

Empieza a muletear suavemente, lamentablemente el toro cae constantemente, a petición del público entra la música y pues se alegra el toro y embiste pero pronto se viene a menos y con la música de fondo Silveti está sacando los muletazos a tirabuzón, por más suave que le de los muletazos no hay respuesta favorable, ante esto Silveti se perfila, entra y deja un pinchazo más un descabello y todo termina. Infinidad de cojines al ruedo.

Arrastre. Silencio.
Al espada. Silencio.
« PREV
NEXT »
Menu :