Latest News

Entrega del reconocimiento por su Contribucion a la Proteccion, Fortalecimiento y Difusion de la Fiesta Brava como un Patrimonio Cultural
by Redacción Escena Taurina - 0





Intervención del Ing. Carlos Lozano de la Torre,
Gobernador Constitucional del Estado de Aguascalientes,
en la Entrega del Reconocimiento por su Contribución a la Protección, Fortalecimiento y Difusión de la Fiesta Brava como un Patrimonio Cultural



  
Restaurante The Palm
Hotel Presidente Intercontinental
28 de junio de 2012
Ciudad de México


Buenas noches y agradezco mucho su amable invitación para acompañarlos en esta reunión de amigos.

Saludo a Mariano González Zarur, amigo y Gobernador del estado de Tlaxcala; a Joaquín Ordoñana, Presidente de la Peña 432; a Armando Salinas Torre, representante de la Peña El Toro; y a las distinguidas personalidades que están aquí con nosotros.

Muchas gracias a todos.

En el libro “Entre el Callejón y la Barrera”, Rafael de los Reyes escribe que “la fiesta de los toros es la más hermosa por el espectáculo que ofrece, pero necesita del concurso de cada uno de nosotros para que sobreviva”.

Cuánta razón y verdad encierran estas palabras, porque la fiesta brava nos trasciende.

Nadie, ni siquiera quienes profesamos un amor entrañable por el arte de los ruedos, puede adjudicarse la propiedad de un ritual que se ha convertido en seña de identidad para la cultura mexicana y universal.

Por eso, recibo con profundo agradecimiento esta distinción, que lleva el signo de la Ganadería Armillita Hermanos, una de las dinastías más grandes del toreo y que tuvo por cuna el estado de Aguascalientes.

Sin embargo, este trofeo lo recibo a nombre de la gran familia taurina de México, de los ganaderos, empresarios, profesionistas, autoridades, matadores de toros y aficionados que desde su campo particular de actividad, impulsan y promueven la celebración de este festejo, que es de todos los mexicanos.

Mi reconocimiento de siempre es para todos ustedes.

En Aguascalientes hemos emprendido un nuevo proyecto de Estado en todos los rubros del desarrollo, que ha favorecido también el relanzamiento económico e industrial de la entidad.


Para nosotros, el progreso significa más empleos permanentes e inversiones de alto valor agregado; seguridad y paz social; un crecimiento urbano ordenado y sustentable; mayor infraestructura educativa y de salud; pero también el cuidado de nuestra cultura y tradiciones.

En el año 2011, declaramos a la Fiesta de los Toros Patrimonio Cultural Inmaterial, para fortalecer, proteger y difundir la tauromaquia en un sentido muy amplio, abarcando las corridas de toros, espacios arquitectónicos, las manifestaciones artísticas inspiradas en la fiesta brava; así como los puestos de trabajo generados por la crianza de reses de lidia y actividades afines.

Con el fin de dar cumplimiento estricto a cada una de estas tareas, de acuerdo a los lineamientos señalados por el decreto, se ha nombrado un Comisionado Taurino, responsable de supervisar que se tomen las medidas pertinentes, para garantizar la salvaguarda y viabilidad de este patrimonio cultural.

Al respecto, fomentamos la investigación y el rescate documental, gráfico y material del acervo que se encuentra disperso en colecciones públicas y privadas, con fines de preservación, transmisión y revitalización, porque Aguascalientes, es una tierra de profundas raíces taurinas.

En nuestro territorio, existen haciendas que contribuyeron a la formación de la fiesta de los toros en México, desde la época colonial.
Haciendas como Peñuelas, Cieneguillas y Garabato o San Isidro Labrador, fueron de las primeras en el país, que introdujeron el ganado de lidia en el siglo dieciocho.

Nuestro estado es la cuna de figuras legendarias como Alfonso Ramírez “El Calesero”, mejor conocido también como “el Poeta del Toreo”, que jamás se cansó de recitar versos al viento con su “Caleserina” y “el Farol Invertido”.

Además, otros míticos toreros como Rafael Rodríguez “el Volcán de Aguascalientes” y Fermín Espinosa “Armillita Chico”, hicieron de Aguascalientes su hogar adoptivo y el altar de su consagración.

En el caso del “Maestro de Saltillo”, Aguascalientes también fue el lugar donde prolongo su gallardía, temple y maestría, en la persona de sus hijos Manolo, Fermín y Miguel, que integran una de las estirpes más afamadas del toreo.

En la tierra del cielo claro y la gente buena, también se han forjado figuras del toreo español como Julián López “El Juli” y José Tomás; además del galo Sebastián Castella, entre una lista interminable de matadores provenientes del viejo continente, que han hecho de Aguascalientes su segunda patria.





Como no ocurría desde hace mucho tiempo, actualmente ha surgido una nueva generación de jóvenes toreros aguascalentenses, cuyo talento es reconocido y admirado en las plazas de nuestro país y de otras partes del orbe.

La fiesta brava, está íntimamente ligada a la esencia de nuestro pueblo.

Desde hace 184 años, la Feria Nacional de San Marcos, una de las más antiguas en el mundo, se renueva en cada primavera, gracias a las tardes de sangre, sol y arena de la bien llamada por Federico García Lorca “cultísima fiesta de los toros”.

Una feria sin toros, es una feria sin vida.

Así como es imposible imaginar el cielo nocturno sin la luna y su comparsa infinita de estrellas, es difícil pensar en una Feria Nacional de San Marcos, sin la pasión sublime del toreo.

Durante nuestra verbena abrileña, Aguascalientes se viste de luces, seda y oro, engalanado por el serial taurino más importante de América Latina, que convoca llenos extraordinarios en nuestra catedral, la Plaza de Toros Monumental, y que está a la alturade cualquiera en el mundo.

Por todo ello, esta celebración es un patrimonio cultural de aficionados y no aficionados, que todos estamos llamados a proteger y revitalizar.

Amigos todos:

La fiesta de los toros jamás desaparecerá en México.

Esta sentencia no la dictan los decretos, sino el esfuerzo, trabajo y entusiasmo de la gran familia taurina de nuestro país, de la que me siento muy orgulloso de pertenecer.

No basta con declarar a este festejo como patrimonio cultural inmaterial. Ése, es apenas un primer paso para fortalecer este baluarte que tanto nos seduce y apasiona.

Es necesario que desde nuestro ámbito de competencia y responsabilidad, sigamos haciendo lo que nos corresponde, para que esta celebración siga renovándose con el talento de nuevas figuras, sin perder la esencia que la distingue como el arte de artes.
Porque un patrimonio cultural no es para resguardarse celosamente, sino principalmente para difundirlo, valorarlo y admirarlo.

Los estados de Tlaxcala y Aguascalientes, territorialmente somos dos de las entidades más pequeñas de la república mexicana, que compartimos objetivos de progreso, bienestar y desarrollo; así como un pasado y un presente taurinos que estamos proyectando hacia el futuro.

Expreso un sincero reconocimiento a mi amigo Mariano González Zarur y al Instituto Tlaxcalteca de Desarrollo Taurino, porque al igual que los aguascalentenses, el pueblo tlaxcalteca realiza un gran trabajo de difusión a favor de la fiesta brava en su entidad y en todo el país.

Tlaxcala también es tierra taurina, gracias a lugares emblemáticos como Huamantla y a figuras inmortales como Fernando de los Reyes “El Callao”; Jorge Aguilar “El Ranchero”; Rafael Ortega; José Luis Angelino y muchos más.

Mi agradecimiento es para las peñas 432 y El Toro, que nos han congregado esta noche para rendir tributo a una pasión que no reconoce horarios ni lugares.

Especialmente, agradezco el apoyo y compromiso de los empresarios y ganaderos, que seguirán manteniendo el prestigio del serial taurino de la Feria Nacional de San Marcos; además de la frescura y atractivo de la fiesta brava en todo nuestro país.

De manera particular, desde aquí envió un reconocimiento y un saludo muy cordial a Don Alberto Baillères González, por su liderazgo empresarial, compromiso social y apoyo total a la fiesta brava.

Muchas gracias a todos y continuemos sumando esfuerzos, proyectos e iniciativas a favor del toreo que es “universal, una expresión de todos los pueblos hispanoamericanos, herencia y tradición popular de un gran conglomerado espiritual que no tiene fronteras”.

Muchas gracias.
« PREV
NEXT »
Menu :