Latest News

EXCELENTE NOCHE MEXICANA CON LA OSA
by Redacción Escena Taurina - 0



Este viernes el teatro Aguascalientes se llenó con la maestría de la OSA y las inmortales composiciones de 
José Alfredo Jiménez.



El quinto concierto de la tercera temporada de la orquesta Sinfónica de Aguascalientes este viernes 14 tuvo como protagonista en una Noche Mexicana a la música de José Alfredo Jiménez con Román Revueltas como director y Roberto Limón como solista a la guitarra.

Dentro del programa destacaron melodías tan conocidas como El Rey, Caminos de Guanajuato, Corazón, corazón, Cuando sale la luna, Tu recuerdo y yo, ¡Qué bonito amor!, El jinete, Un mundo raro, Paloma querida o Serenata Huasteca.

La orquesta Sinfónica de Aguascalientes, que ya con anterioridad había interpretado música mexicana, demostró, de nueva cuenta la habilidad de sus miembros para convertir composiciones populares en obras sinfónicas con los arreglos de Antonio Núñez Palacio.

El propio arreglista señaló que “el desafío no es fácil. No se trata de hacer otro disco con temas de José Alfredo. Tampoco de hacer nuevos arreglos tipo mariachi, que para eso están ellos y lo hacen mejor. Se trata de demostrar que es posible convertir la música de un trovador en música de concierto, con la misma pasión con que deseamos que la música de concierto sea popular.

El maestro Roberto Limón, solista a la guitarra, se conjugó perfectamente con la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes para ofrecer momentos de emoción colectiva en un concierto que presentí una gran afluencia de público que, al final del concierto, cerró con una más que calurosa ovación.

Roberto Limón fue invitado por el destacado crítico musical Joseph Horowitz para participar en la serie realizada por el Post-Classical Ensamble de Washington en la Universidad de Georgetown. En 2009 fue invitado por la Fundación Jack Straw de Seattle para realizar una residencia artística. Desde 1989 es miembro del Grupo de Concertistas del INBA.

José Alfredo Jiménez, es El Hijo del Pueblo, y como tal, lleva sobre su espalda una apretada síntesis de tiempo acumulado; una enorme amalgama de historias, sentimientos, amores, convenciones, paisajes, sabores. Únicamente él es capaz de traducirlo en canciones, y cuando lo hace, induce a la catarsis. Sus canciones se vuelven inmortales y en esta ocasión sinfónicas.



« PREV
NEXT »
Menu :