Latest News

Segunda gran novillada de la temporada 2013
by Redacción Escena Taurina - 0

Plaza de toros San Marcos
Aguascalientes, Ags, México
Domingo 24 de febrero de 2013



Se corrieron cinco novillos de Arroyo Hondo y uno de la Guadiana. La ganadería de Arroyo Hondo es propiedad de don José Miguel Llaguno, se encuentra en el rancho Arroyo Hondo, ubicado en Saint Alto, Zacatecas, los colores de su divisa son verde, rosa y negro, su fundación data de 1960.

Espadas

Nicolás Gutíerrez (de Aguascalientes)

David Martín Escudero (de España)

Antonio Mendoza (de Michoacán)


Primero de la tarde para Nicolás Gutíerrez, que viste de malva y oro, sale por la puerta de los sustos el novillo-toro de nombre Pedro Julio, marcado a fuego con el número 19 y habiendo dado en la romana 356 kilogramos. Nicolás lo recibe con verónicas y chicuelinas y un precioso remate y hay un torrente de aplausos y dianas por parte de la banda de música.

Suerte de varas, en ésta ocasión desafortunada, interviene el picador Paco Campos que ejecutó mal la suerte, dos varas, una trasera y la otra adelantada y por si fuera poco bombea. Nicolás hace un quite por Tafalleras.

Suerte de banderillas: Son Edgar Camacho y Jonathan Prado los encargados de cubrir el tercio.

Nicolás brinda al público.

Faena de muleta.

Nicolás Gutíerrez realiza su faena iniciando en terrenos de las tablas, esto con la derecha, ya en los medios realiza sus pases tanto con la derecha como con la izquierda adornándose con pases por atrás y sigue muleteando con pases muy ajustados que emocionan al público, vemos que el toro se le empieza a quedar, Nicolás insiste y saca meritorios muletazos que le corearon fuerte, los olés y fuertes aplausos, los últimos muletazos Nicolás los saca a tira buzón se tira a matar, hunde la espada y se le concede una oreja. Arrastre lento.

Segundo toro de Nicolás Gutíerrez, cuarto de la tarde de nombre Coquito marcado con el número 36 y con 382 kilogramos, negro bragado, axilado, de preciosa estampa y con una impresionante salida, cruzando en directo el ruedo hacia las tablas de enfrente provocando un corredero de gente que se encontraba en el callejón, en ese lugar, principalmente corrieron los subalternos que se encontraban en ese burladero.

Nicolás ejecuta un farol de rodillas junto a las tablas, ya en los medios ejecuta preciosos lances y remata a la antigua de rodillas, hay un torrente de aplausos.

Suerte de varas. desafortunada intervención de Javier Prado, ya que pica mal y recibe por parte del público sonora rechifla, Nicolás hace un quite con preciosos lances.

Banderillas: Bernardo Patrón y Felipe Kingston son los que cubren el tercio.

Faena de muleta.

Nicolás en los medios cita de largo y hace un cambio por atrás y muletea con la derecha, se cambia a la izquierda y es prendido por Coquito sin consecuencia, se incorpora toma la muleta con la derecha y venga de ahí, muletea muy bien y entra la música y ahí en los medios realiza manoletinas y desplantes de rodillas, se perfila, entra y se encuentra con el toro y sale rebotado, deja una defectuosa estocada, ya que lo caló habiendo salido la mitad de la espada por un costado, hay un segundo intento de espadazo, entra a descabellar y en el segundo golpe acierta. 

Arrastre silencio.
Silencio a Nicolás Gutíerrez.

Primer toro para el español David Martín escudero, segundo de la tarde, que viste de rosa y oro, de nombre Rebocero marcado con el número 32 y con 376 kilogramos, negro zaino, paliabierto.

Escudero lo recibe con buenos lances.

Suerte de varas: es picado por el picador en turno, Escudero no realiza quite.

Suerte de banderillas: Edgar Camacho primer y tercer pares y lo realiza en forma muy brillante y el público le otorga un torrente de aplausos y lo hacen salir a los tercios. Felipe Kingston cumple.

Escudero inicia su faena de muleta junto a las tablas y lo hace por alto, ya en los medios hace pases tanto con la derecha como con la izquierda, se perfila y se tira a matar soltando la muleta y se va pero en seco y se tropieza y rueda por la arena, se reincorpora, intenta nuevamente la suerte de matar, ahora sí hunde la espada y rueda Rebocero.

Arrastre torrente de aplausos.
Silencio para Martín Escudero.

Segundo toro de Martín Escudero, quinto de la tarde de nombre Muñeco marcado con el número 921 y con 378 kilogramos y viene de la ganadería la Guardiana.

Escudero lo recibe en los medios con una chicuelina y Muñeco tira a la arena a Escudero.

Suerte de varas: dos puyazos un tanto traseros, interviene en un quite Antonio Mendoza y lo hace por chicuelinas, culmina con precioso remate, hay una fuerte ovación.

Tercio de banderillas, realizado por Felipe Kingston hijo y Jonathan Prado.

Brindis de Escudero al público, recibe a Muñeco junto a las tablas con un pase por alto, ya en los medios con la derecha por abajo, le ejecuta una serie de pases, el toro va cuantas veces lo cita. Y también con la izquierda, le va bien el toro, culmina con manoletinas, se perfila, entra y pincha, y pincha y sigue pinchando y le llega el primer aviso de parte de la autoridad y termina con Muñeco con golpe de descabello.

Arrastre:  Silencio.
A Martín Escudero: Silencio.

Primer toro de Antonio Mendoza, tercero de la tarde que viste de obispo y oro, toro de nombre Orgulloso marcado con el número 5 y con 383 kilogramos, negro, bragado. Mendoza lo recibe junto a las tablas con bonitos lances.

Aparecen los de a caballo yendo por delante Ignacio Melendez y enseguida el joven aspirante Guillermo Cobos y es a este a quien Orgulloso se le arranca de largo y el joven aspirante lo recibe y prende extraordinariamente bien, y Orgulloso le recarga con tal fuerza que lo hace girar en círculo a caballo y jinete, pero Cobos se sostiene, sin bombear, tal como mandan los cánones. ¡Ah! Qué bonita estampa taurina, la plaza está convertida en un manicomio, el joven Guillermo Cobos es despedido con un torrente de aplausos a los cuales el agradece descubriéndose, al quitarse el castoreño.

Banderillea la cuadrilla, destacando Jonathan Prado, Antonio Mendoza brinda al público.

Faena de muleta, de éste jovencito novillero diremos que cayó de pie ante la afición de Aguascalientes y como no iba a caer bien, muleteó muy bien por ambos lados con remates, recortes y adornos muy toreros, fue prendido violentamente por Orgulloso, cayó a la arena, el toro fue por él, lo rodó feamente, momentos de angustia vivió el público hubo un espectacular rescate por parte de las cuadrillas, Mendoza se reincorpora y de inmediato se va al toro y bien plantado en la arena sin zapatillas, pero no hay poder que lo mueva de estar frente al toro que es bravo y de casta, realiza una formidable faena, el público le corea fuertemente los ¡olés! Culmina con una tanda de ajustadísimas manoletinas y remate por alto, el público enloquecido se lo festeja en grande. Se perfila, entra, hunde la espada, tarda un poco en caer, se refugia en las tablas y dobla. El público que ha abarrotado en su totalidad la plaza pide unánime que se le otorgue una oreja. No se le concede.

En el arrastre un torrente de aplausos.

Y para Antonio Mendoza sí se le otorga dar una vuelta al ruedo y al acierto del público le da tan fuerte ovación que tal daba la impresión de hacer cortado dos orejas. Al terminar de dar la vuelta la plaza entera de pie le da una impresionante y sonora ovación, la banda de música le toca dianas, el público voz a cuello gritaba: ¡Qué lo repitan! ¡Qué lo repitan!

Segundo toro para Mendoza, sexto de la tarde de nombre Platero, marcado con el número 69 y con 403 kilogramos. Lo recibe Mendoza con afarolado de rodillas junto a las tablas.

Suerte de varas. A cargo de Ignacio Melendez, bien Mendoza realiza un quite en los medios con ajustadísimos y dramáticos Gaoneras, sin moverse el jovencito Mendoza, hay un torrente de aplausos y dianas por la banda de música.

Suerte de banderillas: Camacho y Kingston, hijo, un par cada quien. (Nada más fueron dos pares).

Faena de muleta: tras de brindar al público empieza toreando por alto, esto en los medios y luego una serie de muletazos con sabor y temple, el público le aclama, el toro se le empieza a quedar, Mendoza lo entiende, le da un reposo, el da su distancia, lo cita y Platero retoma las embestidas y Mendoza le saca buenas tandas de muletazos, tanto con la derecha, como con la izquierda, aguantándole de verdad, el público le aplaude a raudales. Se perfila, entra y encuentra hueso, pincha, recibe un aviso, Mendoza es despedido por el público con un torrente de aplausos, pidiendo que lo repitan.

Arrastre silencio.

Y termina la segunda novillada.  

Ambrosio Muñoz Alcalá

« PREV
NEXT »
Menu :