Latest News

El arte de Ponce y el temple de Juan Pablo Sánchez en La México.
by Redacción Escena Taurina - 0




Regresó la gente a La Plaza México al ver el cartel de la décimo tercer corrida de la temporada, con un aforo de aproximadamente de quince mil espectadores, quienes fueron testigos de la fría confirmación de alternativa de Juan Pablo Llaguno, el arte de Ponce y el temple de Juan Pablo Sánchez.


Se lidió un toro de Rancho Seco para el torero de a caballo que pecó de manso, siete toros de Teófilo Gómez de desigual presentación, en general débiles y sin transmisión.


El caballista Emiliano Gamero desafortunadamente se estrelló con el manso de los mansos de Rancho Seco, él, en todo momento se esforzó por lucirse junto con sus cabalgaduras pero le fue imposible, pudimos ver un par de banderillas de mucho merito ya que se metió en terrenos comprometedores porque el astado no acudía, llegado el momento de la suerte suprema, deja el rejón de muerte un tanto caído y trasero, suficiente para que rodara el toro y llevarse una salida al tercio en reconocimiento a su labor, sin duda, queremos ver a Gamero con un toro que le de juego, que tenga casta y pueda recrearse y dejar un mejor sabor de boca.


Llega el turno de Juan Pablo Llaguno, Torero de suerte al confirmar la alternativa en un abrir y cerrar de ojos, así como varios más de renombre, en este caso, teniendo como padrino a Enrique Ponce y de testigo a Juan Pablo Sánchez.
En el tendido se escuchaba si el terno que llevaba era apropiado para una confirmación de esa catadura sin embargo las respuestas fueron evidentes y se decía que lo importante es lo que haría en el ruedo; su primer enemigo de nombre “Pirulero” un toro chico pero de armoniosas hechuras, con poca fuerza, Llaguno le encontró la distancia, en su mayoría fue una faena por la derecha donde le pudo correr la mano muy agusto, supo aprovechar la debilidad del toro para llevarlo de largo, por la izquierda no quiso saber nada, simplemente no tenia nada.


Ante el segundo enemigo de nombre “Madrino”, las cosas fueron diferentes, un toro complicado con el que nunca se pudo acoplar, siempre derrotando o quedándose parado, vimos la muleta de Llaguno ir y venir pero sin fondo, sin transmitir en el tendido, todo terminó en una salida al tercio sincera por ser la tarde de su confirmación.


Maestro Enrique Ponce… vaya Torero, esta tarde fue para volver a conquistar a La México, como bien se llamó el primero de su lote, “Liberador”, se ha liberado creo yo de esa mala racha que tenia el publico con el; “Liberador” un toro bien presentado, que a su salida siempre iba suelto sin querer enterarse de la capa de los subalternos y menos la de Ponce, hasta que lo pudo fijar, y durante el primer y segundo tercio seguía con el mismo comportamiento, en el tendido ya se escuchaba el que no podría hacer nada con ese toro, cuando de pronto, lo ha metido a la muleta de una forma excepcional, supo descifrar el terreno y la embestida de su enemigo y le ha sacado unos pases de pintura y recreándose al torear en redondo logrando arrancar los oles de la garganta de los aficionados, deja una estocada entera con efecto, se lleva dos apéndices y “Liberador” un dudoso, no dudoso…, simplemente no tendría que haber sido, arrastre lento.
Ante el segundo, un toro feo de hechuras, no pudo hacerle nada, un toro con peligro sordo, siempre derrotando.


Juan Pablo Sánchez, sin duda se llevó el peor lote, incluyendo el de regalo, sin embargo, Juan Pablo estuvo muy por encima de sus tres enemigos, ante el primero, un toro sin fuerza, sin fondo no le pudo hacer mucho, se lleva palmas, ante el segundo, un toro bonito de hechuras pero débil, lo entendió y hemos visto los pases mas templados y con longitud de la tarde, solo como el lo sabe y puede hacer, desafortunadamente dejó el acero tras pinchar, se llevó las palmas del tendido y es así como recurrió al toro de regalo, que fue donde se llevó la oreja.


No hay nada que discutir, el temple y sapiencia que tuvo Juan Pablo en el ruedo fue de gran valor y se vio reflejado.

Así fue como se vivió la corrida numero 13 de esta temporada, con la mala suerte para Gamero, el arte de Ponce, el temple de Sánchez y la fría confirmación de Llaguno, que para este ultimo leía en una red social donde le decían, “Esto del toro es una carrera, no carreritas” y que cierto es.
« PREV
NEXT »
Menu :