Latest News

¿Qué debe ver y leer un aficionado taurino?
by Redacción Escena Taurina - 0




Cuando se acerca la Feria Nacional de San Marcos es muy frecuente y hasta natural que de pronto aparezcan medios hasta debajo de las piedras para, obviamente, entrar a espectáculos gratis o en primera fila... perdón... para cubrir todos los eventos ya sean culturales, deportivos, y más etcéteras.

A este extraño ecosistema también entran medios especializados en temas completamente disímbolos, y de un día para otro sus editores tienen la alegre ocurrencia de abarcar temas que claramente no dominan, como lo cultural y/o taurino, y es justo el caso de la revista Líder Empresarial, de donde me contactaron para una “entrevista” sobre qué literatura debería leer un aficionado taurino, esto a razón del taller que encabecé en la Universidad Autónoma de Aguascalientes: “Literatura, cine y tauromaquia”.

Me entrevistaron poco más de una hora y, suponiendo que ese ejercicio era precisamente para plasmarlo en la referida publicación, procedí a leerlo, y resulta que no. Por ningún lugar encontré mis palabras, y en el sitio donde se suponía irían me encuentro con una recomendación muy pobre que omite todo lo que comenté. Nada de Lorca, de Alberti, de Miguel Hernández. Nada.

En primer lugar yo comentaba que el arte del toreo como su propio nombre lo dice es un “Arte”, y no se necesita 'saber' para sentir, cuando vamos a un museo observamos pinturas, esculturas, que nos transmiten algo independientemente si  se tiene o no conocimiento de técnicas.

La Real Academia de la Lengua Española nos dice que el arte es: La manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.

Así pues, no necesitas 'saber', necesitas que tu mente y corazón estén abiertos, para sentir. Y si te atrapa y tienes la necesidad de saber pues te acercas a verdaderos aficionados, los verdaderos son los que no vociferan, los que están atentos, los que tienen años viendo toros, no hay otra forma de aprender sino viendo toros.

En los toros cabe aclarar que todas las manifestaciones artísticas se encuentran presentes, es por eso que es tan rico culturalmente. En fin, en la publicación de marras quisieron hacer un artículo pero les quedó un texto muy pobre. Aquí mi verdadera recomendación:

Literatura: Federico García Lorca, Miguel Hernández, Rafael Alberti, Hemingway, Manuel Machado, José Bergamín, Gerardo Diego, Rafael Morales, Luis Spota, Federico Gamboa, Francisco Villaespesa, Nicolás Fernández de Moratín, Valle Inclán, Pérez de Ayala, Romero de Torres, Sebastián Miranda, Ortega y Gasset, Vicente Aleixandre, Dámaso Alonso, José María Pemán, Jorge Luis Borge, Miguel Ángel Asturias, Pablo Neruda, Rafael Duyos, Manuel Altolaguirre, José Antonio Muñoz Rojas, Gustavo Adolfo Bécquer, Juan Ramón Jiménez, Alfonso Canales, Fernando Villalón, Felipe Sasone, Jean Cocteau, Nicolai Aseiev, José Carlos de Luna, Jorge Guillén, Góngora, Quevedo, Mario Vargas Llosa, Benavente, Alexander, Borges, Camilo José Cela, claro que no hay que dejar las 50 razones para defender una corrida de toros del filósofo Francis Wolff.

Aclaro que menciono narradores, poetas, ensayistas y que esto no es ni una mínima parte de toda la literatura que podemos encontrar, más ahora con la facilidad que ofrece la Internet.

Música y danza: Pasodoble, Palos de flamenco, boleros, ópera, zarzuela, música clásica así podemos hablar de Agustín Lara quien dedicó mucho de su música a toreros.

La música dentro de una corrida de toros es todo un punto y aparte, ya que todo está reglamentado. El que va a un festejo taurino y vocifera que quiere música se equivoca de lugar, pues no es un concierto. Un torero que pide música resulta ser muy listo, ya que con eso los espectadores se distraen y hace crecer la efervescencia de pedir algún trofeo sin que la faena sea meritoria de ello. Por eso la música la concede el Juez de plaza cuando el torero está en una faena de apoteosis, y el torero no tiene ninguna necesidad de pedir música cuando hace bien las cosas. Incluso en algunas plazas la música está prohibida durante la faena, y sobre algún pasodoble como Nerva, que tiene un solo de trompeta que cuando esta bien ejecutado pone la piel chinita, el cual está prohibido ejecutarlo en alguna faena.

Pintura y Escultura: Pablo Ruíz Picasso, Salvador Dalí, Francisco de Goya, Ignacio Zuloaga, José Jiménez Aranda, Botero,Miguel García, López Canito, Sorolla, Reynaldo Torres...

Arquitectura: Anfiteatros cerrados en círculos, algunos con siglos de antigüedad de piedra otras que se construyen cada año específicamente para los festejos que son patrimonio cultural inmaterial, como el caso de la Petatera, que solo con lazos y petates se levanta, en Villa de Álvarez, Colima, cada plaza tiene su esencia e historia son templos deben ser respetados pues es donde la vida y la muerte se encuentran y son muchos los que han dejado su sangre en la arena.

Cine:

Hablar de cine es otro tema extenso, ya que desde que aparece la fotografía se vuelve otro tema de arte, pero que no cualquiera domina, el tema de los toros es muy recurrente, y son pocos los que lograr captar en la lente la esencia misma del toreo, de los sentires del torero, de lo que pasa por su cabeza cuando se va a enfrentar a la muerte.

Desde los hermanos Lumiere y los hermanos Toscano, y desde 1896 más o menos se tienen registros cinematográficos, así pues tenemos mucho material para ver y analizar.

En el taller de Literatura, cine y tauromaquia, veíamos Torero, de Carlos Velo, de 1955, película en blanco y negro, considerada una de las mejores logradas, ya que el director logra captar el miedo que pasa su protagonista el matador Luis Procuna, quien habla sobre sus impresiones ante la próxima corrida, quien en el trayecto a la plaza para corrida en la México, recuerda su vida e incidentes alrededor de su carrera, triunfos y fracasos, miedos y alegrías. Los actores son los propios toreros.

Una película muy didáctica es Tarde de toros de Ladislao Vajda, 1956 a color, habla de tres toreros en tres momentos diferentes, quienes se presentarán en un cartel en la Plaza de las Ventas. El torero que apenas empieza a abrirse puertas en el ámbito taurino, y recibirá la alternativa, de manos del torero que está acercándose a la fase final de su carrera y el testigo de ésta, quien está en su momento de gloria. En este film se pueden ver cómo se divide la corrida de toros, cómo es una alternativa, también otros aspectos, como los espontáneos que buscan una oportunidad, la gloria y la tragedia.

Otro documental que habla sobre la muerte y el miedo que pasa un torero es sin duda Yo he visto a la muerte de José María Forqué, de 1967, film dividido en cuatro historias reales que marcan cuatro visiones de la muerte a la que se enfrenta un torero. Son los propios protagonistas quienes van llevando al espectador por los sentires y sensaciones del miedo y la muerte.

Hablando de documentales, la UNAM rescató de su filmoteca, material fílmico: Los orígenes: cine y tauromaquia en México, (1896 - 1945), Los toros vistos por el noticiero, cine mundial. (1955 - 1973), Tauromaquia I, momentos del toreo en México (1940 - 1946). Son tesoros que indudablemente los aficionados tienen que ver y tratar de conseguir para su videoteca.

Y una gran lista de películas, que claro, cabe aclarar que unas muy malas, sobre todo aquellas que son muy hollywoodenses, que van más por el tema sensacionalista y se pierde el sentido de la verdadera tauromaquia. Cientos de películas como: Ni sangre, ni arena, Sangre y arena, El niño de las monjas, Currito de la Cruz, Las maravillas del toreo, Torero por un día, Juegos rotos, Pasión en el ruedo, El padrecito, Nuevo en esta plaza, El niño y el toro, Un caballero andaluz, Lola, Los clarines del miedo, La becerrada, Fray torero, Tú solo, Un toro me llama, Aprendiendo a morir, Camelia, El amor brujo, Fiesta brava, Ora Ponciano…

En el año de 2012 aparece la película: Blancanieves, del director Pablo Berger, una adaptación cuento de los hermanos Grimm, ambientada en los años 20 en el sur de España, muda y con fotografía a blanco y negro, su único elemento conductor es la música: Carmen, una bella joven con una infancia atormentada por su terrible madrastra, emprenderá un apasionante viaje acompañada por nuevos amigos: una cuadrilla de enanos toreros. Blancanieves torera atrapa desde el inicio, el final es inesperado y sorprendente, quien ve el film descubrirá que la vida no es como en los cuentos de hadas, sino como en un melodrama gótico. Película altamente premiada.



Material taurino para los cinco sentidos lo hay tanto en físico como virtual, solo hay que saber buscar, acercarse al buen aficionado y dejarse llenar todos los sentidos para disfrutar. Se dice que nadie ama lo que no conoce, y si te atrapa vas conociendo y vas amando, vas apasionándote fielmente a la Fiesta de las fiestas.
« PREV
NEXT »
Menu :