Latest News

Séptima novillada de la México
by Redacción Escena Taurina - 0



Química andaluza

La lluvia decidió no descargarse sobre la Plaza México y permitió mostrar a placer su toreo al sevillano debutante Rafael Serna, quien en la séptima novillada fue el único triunfador y el único que logró arrancar los olés de los tendidos.

En la soleada tarde de este domingo hubo algo de viento y algunas gotas que llegaron a molestar al ibérico, en el sexto de la tarde, pero no cayó el aguacero que se presagiaba.

También el público capitalino se mostró benévolo y permitió mostrarse a plenitud al debutante novillero andaluz, quien se convirtió en el triunfador al cortar una única oreja, aventajando a sus alternantes mexicanos Pepe Zavala y André Lagravé "El Galo", quien también debutaba.

Los locales mexicanos no lograron el triunfo ante las buenas oportunidades brindadas por los ejemplares de De Santiago, ejemplares de bonita lámina que no se comían a nadie, pero que impusieron sus exigencias. Exigencias que los paisanos no supieron cumplir para cuajar alguna faena interesante que agradara a los aproximadamente 3,500 espectadores en el coso de Insurgentes.

El que sí supo conquistar a la afición fue Serna, pues desde su primera tanda de muleta enganchó la atención del respetable, pese a que exageró en la parsimonia y posturas antes de desplegar la franela.

Pese a su desmedido histrionismo, cuidando mucho  la postura, el espigado y fino novillero hizo química con el público mexicano que pronto advirtió de la calidad de su toreo.

Para la primera tanda con la diestra, los asistentes ya estaban "metidos en la muleta", como lo estaba el buen "Capirote", que a la postre mereció un arrastre lento en su viaje al destazadero.

De no haber exagerado en sus formalismos y acortado sus tandas, el premio de dos orejas habría sido el premio justo a su labor, pero todo quedó en un apéndice y el reconocimiento unánime del público, en su vuelta ruedo.

No conforme con su soñado y triunfal debut en México, Serna se fue a los medios a recibir a su segundo, ya con mas ganas de "despeinarse" y soltarse el pelo. Sin embargo, el viento lo molestó toda su faena. Pero a pesar de eso, el sevillano ratificó sus buenas maneras. Torero de arte, valor y estética que será esperado con agrado por la afición mexicana en su próxima comparecencia.

Con el cierraplaza estuvo muy por encima del aire y del De Guadiana que le correspondió, y fue premiado, también unánimemente, con una vuelta al ruedo. Fue despedido con mucha fuerza y aplausos.

Zavala, con su primero, estuvo voluntarioso, pero sin acomodarse. Escuchó silencio. En el cuarto, también escuchó silencio.

Lagravé intentó de todo en  su primero, pero sin lograr algo que ameritara ser aplaudido con fuerza, ante un un ejemplar de De Santiago que fue aplaudido en el arrastre.

Con su segundo, un poco mas complicado, tampoco logró hilvanar la faena esperada, para retiraré en silencio.

Antonio Santos
Fotografía: Ángel Bernal



« PREV
NEXT »
Menu :