Latest News

Maneras de vivir. Requiem por Iván Fandiño
by Redacción Escena Taurina - 0



Justo estaba escribiendo esta columna la calurosa tarde de sábado, para que saliera hoy domingo, cuando dentro del sopor del ambiente sabatino rescataba haber visto una buena corrida de Madrid y excelentes faenas por esos héroes que se atreven a vestir de luces.
Mi columna ya tenía el titulo (el mismo que está usted viendo) y un par de párrafos hablando sobre el transcurso de la vida y como lo afrontan muchas personas, cuando de pronto, el ambiente cálido se heló, y todo se tiñó de negro tras recibir el mensaje “Un toro mata a Iván Fandiño en Aire Sur L´Adour, Francia”.
Decidí dejar el título, pues tengo bien presente que mi manera de vivir es torear, y que torear implica un riesgo latente de poder morir, luego entonces, la manera de vivir es pudiendo morir.
Hoy Ivan Fandiño, ha alcanzado la gloria eterna, esa por la que soñaba y luchaba día a día, tarde a tarde.
Y aunque en este momento, los dedos no responden bien a la noticia y el teclado de la computadora se vuelve más rígido tratando de ahogar cualquier palabra que exprese el dolor que ahora siento por quien apenas conocí físicamente, intento hacer esto a manera de homenaje para alguien que sentía muy cercano (como todos los toreros) por buscar en la vida lo mismo que muchos de nosotros buscamos: grandeza, sin máscaras y con toda la honestidad del mundo.
Tengo sentimientos encontrados también, la noticia me cala muy hondo, pero dentro de lo malo, el gran Iván Fandiño ha muerto haciendo lo que más le gustaba, y lo que lo definía: El torero ha muerto toreando.
El destino ha querido que dentro de las maneras de vivir, Iván encontrara en su suerte morir a muy temprana edad, y así, vivir eternamente en la memoria de quienes algún día lo vimos salir por la puerta grande de Madrid o entrar a matar sin muleta entregando todo en aras de conseguir su sueño.
Hoy recorren por la mente de todos los aficionados incontables imágenes de los grandes triunfos que nos regaló. Su pundonor todas las tardes que le vimos era algo que lo definía.
No hace falta ver imágenes de la tragedia, no quiero verlas jamás, yo recordaré al gran Iván Fandiño triunfando, sonriente y altivo como el que más, en ese lugar privilegiado que seguramente todos los aficionados siempre le tendremos reservado.

Descanse en Paz y gloria eterna para un héroe de luces.


¡Que Dios reparta suerte!
hildatenorio@hotmail.com
twitter @Hilda_Tenorio
NEXT »
Menu :