Latest News

Y tú ¿eres torero?
by Redacción Escena Taurina - 0



Hace unas semanas cuando recogía a mis sobrinos de su curso de verano, una niña me preguntó: y tú, ¿qué eres?. 

Supongo que esperaba la respuesta corta: soy torera (previa presunción de mis sobrinos acerca de la profesión de su tía, claro está) sin embargo, al momento de la pregunta algo hizo click en mi, por primera vez me estaban preguntando “¿qué eres?” y en ese momento entendí que puedo ser muchas cosas. 

Puedo ser una mujer, porque en algún momento de mi vida me doctoré en indirectas directas y saqué mención honorifica esperando que alguien hiciera lo que yo quería, pero que no sabía que tenía que hacer. 

Puedo ser bombera, esa que soñaba de niña, pues donde hay fuego, puedo estar en cinco minutos si la ocasión lo merece y cambiar el rumbo de vida de algún amigo con un buen consejo. 

Puedo ser niña, porque tengo sueños que me faltan por cumplir; sueños que abrazo, sigo y persigo hasta el confin sin existir los imposibles, ni mucho menos los atrapasueños. Por cierto, ¿a quién se le ocurrió inventar los atrapasueños? 

Podría ser una anciana también, porque entre cafés, partidas de corazón, besos frustrados o portazos en la nariz, he aprendido a conocer a las personas y a aceptar que te importa quien te aporta, y quien no, no lo soportas; que la vida es corta, pero cuando luchas, todo acaba por llegar. 

Ante algunas personas puedo ser una extraña, porque a veces no tengo el valor de mirarlos a la cara, porque sé que si quiero, sostengo la mirada y esa historia cambiaria. 

Ante él, soy lo que él quiera que sea, y si soy, espero ser lo que él quería… pero sólo si yo quiero. 

Pero sin duda y ante todo, soy Torera en cada momento de mi vida, porque supero toda forma de miedo con la más serena convicción de que las técnicas que he aprendido en mis no pocas horas de formación, me ayudarán a cuajar momentos inverosímiles de arte puro; porque he aprendido como hablar a solas con la muerte y además intentar entender esa secreta y complicada geometría con la que embisten los muchos y variados problemas de todos los días; aguantar estoica cuando a distancia se arranca alguien que me gusta, o sincronizar la embestida de calumnias que pretenden romperme el alma y mi carrera. Puedo ser torera cuando hago esta columna, cuidando la coreografía con la que redacto cada párrafo, sin miedo, entregando con total honestidad todo el peso de mis palabras, e hilando las silabas golpeteando con las yemas de mis dedos el teclado; si, justo con las yemas, como se agarra el capote cuando ya se sabe torear, enroscándose a la muerte por detrás de la cintura, ese bulto negro de sombras que si te agarra, pesa más de media tonelada. 

Si, sin duda no sólo en el ruedo soy Torera, es mi forma de vida. Llevar la verdad y honestidad por estandarte son mi mayor orgullo. 

Y tú, ¿eres torero? 

¡Que Dios reparta suerte! 

  

hildatenorio@hotmail.com

twitter @Hilda_Tenorio
« PREV
NEXT »
Menu :