viernes, 31 de diciembre de 2010

Cuarta corrida de Feria, Cali.

El cartel más rematado de la feria de Cali se dijo que era este del 30 de Diciembre. La ganadería anunciada, la de César Rincón, la cual goza de buena aceptación, entre la mayoría de las llamadas figuras del escalafón.

Después de una larga temporada de lluvias, que afectaron mucho del territorio de Colombia, de manera inclemente, el San Isidro de Cali, cerró el grifo y hemos podido tener tardes de sol, tan necesario para disfrutar de una tarde de toros.

Abrió la tarde el diestro bogotano Pepe Manrique, otro de los humildes del escalafón colombiano, recibe con buenos lances capoteros a un bonito ejemplar de Las Ventas del Espíritu Santo, con el trapío adecuado para una feria de primera colombiana.Tampoco podemos pretender que se lidie en estas tierras el toro de Madrid, Pamplona o Bilbao. El toro no recarga, el matador lo cambia, en banderillas no persigue y Manrique se estira por derechazos, tres bien logrados, cuando se confía más, toreaba pasándoselo cerca, el toro lo vé y lo prende de mala manera, en el suelo le tira varios enviones y afortunadamente sale con la taleguilla rota, pero sin cornada en el cuerpo. Se para y cambia de mano, por la izquierda logra algunos pases aceptables, pero acusa el revolcón anterior. La gente se enfría y como su estocada fue entera , pero trasera, el toro demora en doblar y el bogotano recibe palmas. En su segundo tuvo que salir con pantalón de paisano, este toro muy inferior a su primero, no se prestó al lucimiento con el capote, se le observa una flojedad en los remos, toma una vara y se cae, marcando claramente una invalidez, pero Usia no lo cambia. Unos pocos aficionados señalamos que debia ser devuelto, las peñas de Cali, tanto La Sultana, como la Santiago de Cali, no alzaron ni un dedo, es decir son totalmente pasivas en estas circunstancias, cuando precisamente estas asociaciones deberian ser una ayuda para formar aficionados, con su ejemplo y no solo yendo a los tendidos a posarse en el gris cemento. Manrique hace lo que puede y mata de estocada y un descabello, escuchando silencio ante su labor con este inválido.

El segundo ejemplar de la tarde fué para El Juli, torero que goza de especial cariño en Canaveralejo. Sale un precioso ejemplar,retinto, de aceptable trapío, sin mucho peso, las tablillas decían que tenía los cuatro anos cumplidos. Julián lo lancea a la veronica, no muy ajustadas. Salen los varilargueros y el toro recibe una buena vara, recarga aceptablemente. El torero decide probarlo por chicuelinas y da cinco ceñidas y arma el primer alboroto en los tendidos. El ejemplar persigue en banderillas y salta el madrileño a pelear por el trofeo. El toro es boyante, humilla, tiene codicia y muchos muletazos. El Juli le ejecuta derechazos, algunos enganchados, como demuestra seguridad y ganas, se le perdona todo. Toma la muleta y por el izquierdo da muchísimos muletazos, en unos citaba al hilo del pitón, en otros como Dios manda. Creemos que el toro fue excelente, como lo fue también el toro santacoloma de su primera presentación en la feria, cumplió en todos los tercios, el lo mostró acertadamente, el único pecado que le vimos fue que a mitad de faena se distrajo un poco e intentó irse, pero El Juli lo contuvo. Al final le da unos redondos por el izquierdo que enloquecieron los tendidos y la petición de indulto fue grandísima. Se le concedió, pienso que de los indultos que ultimamente han sido concedidos en las ferias colombianas, este podría ser de los más justos. En su segundo El Juli, se encuentra con un toro soso, de muy feas hechuras, parado, siempre con la cabeza alta y el espada, no pudo redondear nada importante. Falto de casta y bravura este ejemplar. Se silenció su labor.

Teníamos mucha esperanza en El Cid. El sorteo nunca le favorece del todo, después de ver salir dos ejemplares muy buenos como los dos primeros de la tarde, pues al Cid le toca el más malo,chico, peligroso, mirón, calculador, en fin un "regalito". Y El Cid le plantó cara, a base de valor le exprimió lo poco que tenía, se le frenaba en cada muletazo y el impávido, tuvo mucho mérito lo del diestro sevillano. La gente agradeció su gesta y después de colocar una estocada entera, algo trasera, es aplaudido.
Su segundo es un toro alto, su pelo lustroso, negro bragado, bien puesto de pitones, de buen trapío, bonito el toro. Pero tampoco sirvió para hacerle el toreo profundo y verdadero. En varas se dejó pegar, en banderillas, se duele. El Cid, por culpa de lo que le tocó en suerte, no pudo ofrecerle a Cali ni siquiera un veinte por ciento de lo que el puede dar como torero. Por el derecho no tenía un pase, por el izquierdo a base de inteligencia y de estar metido en terrenos comprometidos, logra arrancarle medios naturales y los de pecho. Llegamos a pensar que vendría la cornada, pero está muy seguro este torero y se salía del peligro con mucha firmeza y torería. Deja finalmente una espada un poco desprendida, cayendo el toro cubierto por su muleta. Oreja merecida y ganada a ley.

Les deseo un FELIZ AÑO a todos mis amigos taurinos, de España, México, Venezuela y Colombia.

Tomás Cruz V.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

¡¡El encaste Santacoloma sigue vigente en Colombia..!!

El Dr. Ernesto Gonzalez Caicedo, médico y ganadero, curtido en la crianza del toro bravo, lleva desde su ilustre padre tal vez la ganaderia santacoloma más prestigiosa de Colombia. Su progenitor trajo de España hace muchos años, un semental de Don Joaquín Buendía, su buen amigo, de nombre "Pescador", cárdeno entrepelado, el cual fue cedido por el criador español al ganadero colombiano por el aprecio que le tenía y porque dicho toro era chico para España. Pues dicho semental, ha sido el toro más importante que llegó a Colombia en muchas décadas y pobló con sus hijos indultados, muchas dehesas colombianas, venezolanas y ecuatorianas. Esta ganadería es la que nos compete hoy comentar, por sus ejemplares lidiados en Cañaveralejo.

Se le concedió la alternativa al novillero Santiago Naranjo, quien derrochó voluntad y valor, más no pudo redondear su actuación, pues su primero fue el más complicado del encierro, con el picante característico de este encaste y el joven espada no se colocaba en el punto propicio para que el toro, bien presentado, se le entregara y el recién alternativado pudiera vencer las dificultades. Naranjo lo intento todo, pero al final no se logró acomodar a pesar de que el caluroso público lo acompanó todo el tiempo. En su segundo, más de lo mismo, su gran voluntad no logró convencer del a los aficionados y se fue en blanco en su debut.

El Juli, torero querido en Cali, tuvo el gesto de torear esta ganadería, la cual no es la de su predilección en España. Su primer toro, desafortunadamente fue muy chico, aunque en las tablillas se leía que pasaba de los cuatro años; dicho ejemplar toma una corta vara, el matador lo cambió rapidamente, en banderillas persiguió y el torero inicia una faena con muletazos de tanteo, sacándolo al centro del ruedo, donde le da varias tantas de derechazos, muy rápidas y algunos muletazos enganchados. Sigue con series por la izquierda donde logra muletazos mejores y más estimables. Termina con el famoso Julipié, dejando una espada un tanto baja, pero que tumba al toro y la gente pidió las dos orejas a rabiar. Una oreja había sido premio justo y suficiente para premiar su labor. En su segundo, de más cuajo, pero de menos bravura, también ofrece buenos lances de capote y en la muleta procede a dar algunas tandas estimables por derechazos, finiquitando su labor con un espadazo certero. Se le concede otra oreja y muchas señales de afecto por parte de la asistencia.

Cayetano tuvo dos toros parecidos en su comportamiento, fueron sosos, sin malas ideas, les faltó codicia a ambos y el dejó buenos lances con el capote y algunos pases de buen gusto con la pañosa, pero no ligaba y la gente no pudo acompañarlo más, pues no rompía. Creo que ya es hora de que este torero, de tanta prosapia, demuestre que está en este difícil oficio, por ser responsable, por afición y profesionalismo. Sigue en deuda con muchas plazas del mundo taurino.

Quiero terminar diciendo que el ganadero Gonzalez ha logrado mantener viva esta ganadería, con muchos sacrificios, la pena es que notamos que ha rebajado bastante el picante a su encaste, ya no es el santacoloma de antes, el fiero, el que descubría al torero malo, suponemos que dada la presión de ciertos espadas del primer escalafón, que exigen el toro cómodo, noble y que no los mire, el, experto en genética ha logrado sacar por selección de muchos años un toro de fenotipo santacolomeño, pero con características de toro artista. Difícil es creerlo, pero es la plena realidad.. y eso es lo que les gusta y piden los toreros o no ?

Tomas Cruz V.

martes, 28 de diciembre de 2010

¿ El toreo es lineal o curvilineo ?

La segunda corrida de la Feria de Cali, ha dejado un mejor sabor. Pienso que los ejemplares de Don Juan Bernardo Caicedo, ganadero de la Sabana de Bogotá, han abierto esperanzas de mejoramiento, en una feria cargada de nubarrones oscuros, tanto por las inclemencias del tiempo en toda la geografía colombiana, como por la crisis de asistencia a las plazas de toros que se vive en esta tierra, situación que nos tiene al borde de la peor crisis taurina que hayamos conocido desde que empezamos a ver toros. Y el ganadero de ayer, solo sacó un toro bueno, bajo, bien hecho, de aceptables pitones, bravo, noble, fijo y obediente.
No hay duda que empecé en desorden, más lo hago a propósito, ya que con un toro, ese que someramente hemos descrito, el alma y el corazón de los taurinos volvieron a latir.
Abre la tarde un rejoneador colombiano, colocado en este cartel, por esas cosas que ocurren hoy en la confección de carteles: las llamadas figuras no quieren abrir plaza. El caballero rejoneador, no posee ni la tecnica, ni las jacas para estar en una Feria De Cali. Así de sencillo, señores empresarios. A la afición hay que respetarla, hay oportunidades para ellos en otras plazas, para eso esta la provincia y eso no desmerece.

El Cid, ha estado en plan honesto en sus dos toros. En su primero, un novillo adelantado, de no muy buena lámina y poca cuerna, lancea aceptablemente. El toro toma una corta vara, se duele en banderillas y el torito que malas ideas si tenía, obliga al Cid a plantarse como lidiador y a resolver mas con cojones que con arte la papeleta. Y lo consiguió el diestro de Salteras, el incómodo Juan Bernardo, de encaste Domecq, le avisó varias veces que tenía casta de la mala y que para poderle había que estar muy decidido y con deseos de exponer. Lo hizo Manuel Jesús, mata bien y la presidencia acertadamente condece la oreja justa. En su segundo un marmolillo, feo de hechuras, poco rescatable pudo hacer el sevillano, quien porfió con el y volvió a exponer su pellejo, llevándose inclusive un puntacito en los bajos de su pierna, por lo que tuvo que acudir a la enfermería.

Al diestro de la tierra le salio el gran toro de la tarde. Como arriba lo describimos, seguimos diciendo que fue un toro para ganarse un trofeo de feria. Y Bolívar no estuvo mal con él, pero ha podido y debido estar mejor. Con el capote estuvo muy decoroso y aceptable, incluso dio una bella media de finas maneras, la cual nos sorprendió. En la muleta dosificó bien la lidia de este ejemplar y ahi podríamos decir que hubo un mérito, pero nos cuesta trabajo entender porque abusó tanto del pico, desplazaba este magnífico ejemplar en linea y no hacia los adentros como se debe hacer con un toro tan boyante, bravo y noble como este del ganadero bogotano. Nos dá mucha pena Bolívar, pero es hora que alguien lo diga. No vamos a negar que el espada tuvo voluntad por agradar y por cumplir, pero estos toros que son tan escasos en las ferias, merecen mejor tratamiento, no se pueden torear pensando siempre que se está ante un Victorino, sacándolos hacia afuera, cuando este ejemplar se ha debido torear haciendo el compás y rematando el muletazo en la cadera. En resúmen, que buen toro este segundo de la tarde y si pensamos que merecía mejor faena, que la que le dió Luis Bolívar. Las dos orejas fueron largas por lo antes descrito, reconociendo que el grueso del público chilló por ellas y el presidente, quien dudó en concederlas, se vió obligado a ello.
En su segundo, toro grandón, sin hechuras de bravo, porfió Bolivar con el y poco pudo ofrecernos.

Daniel Luque estuvo muy bien en su primero, otro parado, sin codicia. Lo fue sobando este sevillano, del cual podemos decir hoy que nunca en su tierra lo hemos podido ver tan bien como hoy en Cali. Para mi esta faena fue un portento de bien torear y ante un toro difícil, con pocas condiciones y no vean la faena que le logró confeccionar, todos éramos gratamente deleitados, por su elegancia, buen concepto y su faena fue creciendo. Hoy si Luque tiene todos mis respetos. El otro ejemplar tampoco sirvió para nada y a pesar de intentralo por ambos pitones tuvo que entrar a matar, dejando varios pinchazos, causados por la nula colaboración de este morucho descastado y poco propicio para la construccion de algo bueno.

En conclusion cinco mansos, unos con mas peligro que otros, con casta de la mala y un gran toro, el cual no dudamos estará entre los mejores de la feria.

Tomás Cruz V.

lunes, 27 de diciembre de 2010

La primera de Feria, son esas las que acaban la Aficion...!!

Cuando viajabamos en direccion de la Plaza de Toros de Cali, en un anochecer fresco, sintonizamos una emisora en la cual le hacian un pequeña entrevista a Don Jeronimo Pimentel, ciudadano español, con nacionalidad colombiana, por haberse afincado desde hace muchos años en nuestro pais. Don Jeronimo, fundador de varias ganaderias en este suelo, apoderado de toreros, agricultor y muchas otras cosas mas, ha hecho sin duda alguna infinidad de cosas buenas por la Fiesta de los toros en Colombia y por eso se le respeta y admira. Pero hoy decia algo que me mosqueo antes de lidiar sus toros, " no me gustan las corridas nocturnas". Decia que los toros veian sombras y que eso afectaba su rendimiento. No lo sabemos bien, lo que si podemos decir es que sus ejemplares lo deben haber dejado muy decepcionado y es una pena, despues de tanto esfuerzo, dedicacion y gastos, llevando su ganaderia de encaste Juan Pedro.

Me alargue un poco en este preambulo, pues poco podemos decir, de semejante desaguisado.

Componian el cartel dos toreros colombianos, de los humildes, torean poco, uno Guerrita Chico, se rompe el pecho buscando oportunidades en España y bien sabemos lo dificil que lo tiene. El maestro Cesar Rincon lo ayuda en lo que puede en su ganaderia de Extremadura, lo otro que ha toreado son festivales, pero eso no es suficiente para poder prepararse para una feria grande. Su primer toro, fue aceptablente presentado, se veia algo escurrido de sus cuartos traseros, tomo una vara normal y en banderillas persiguio con bravura, en los tres pares. Guerrita se equivoco en no arrancar su faena, colocandose de frente ante su astado, lo citaba al hilo del piton y perdio sus dos primeras tandas asi, cuando ya se enfrontilo, el toro le fue y dio tres bellos naturales que fueron aplaudidos. Pero el toro, que no tuvo mucho fondo, se paro y entro a matar, dejando una media caida e ineficaz, lo que le ocasiono serios problemas, y estuvo al borde del tercer aviso. En su segundo, un bonito jabonero sucio, parado, de malas ideas, poco pudo hacerle el caleño. Se silencio su labor.

Cristobal Pardo es un torero hecho en la provincia colombiana, donde torea algunas corridas, mas no sabemos mucho de su temporada. Se le ve ilusion, tiene valor, pero todos sabemos y duro es decirlo, que esto no es suficiente. No vamos a desporticar de el, pues con toros de esas condiciones, tenemos que darle otra oportunidad.

Los otros dos toros fueron para el rejoneador hispano, Andy Cartagena, quien no ha traido su mejor cuadra, desde Quito lo notamos. Como no somos expertos en el arte de Marialva, solo podemos decir que estuvo decoroso, sus toros muy desmochados, demasiado, y muy parados , haciendo poco caso de las cabalgaduras. Corto una oreja en su primero, la cual creo fue merecida.

La entrada muy pobre, a lo sumo habia un tercio del aforo, los toros anovillados en su mayoria, de poca cara a excepcion del lote de Guerrita Chico, muy mansos, salvandose el primero de la noche , como ya lo registramos. La corrida de tipo disparejo, no hay duda que Don Jeronimo quedo en deuda con Cali, plaza donde anteriormente ha obtenido sonoros triunfos, este ganadero de la altiplanicie colombiana.

Tomas Cruz V.

domingo, 26 de diciembre de 2010

Feria de Cali

Se inicio la Feria de Cali, con una novillada nocturna de la ganaderia de Puerta del Hierro, divisa que siempre venia al serial decembrino con una corrida de toros, como el año pasado, feria a la cual no asistimos por encontrarnos fuera de la ciudad, este encierro fue un fiasco, los ganaderos dieron el paso atras y se colocaron en la novillada, la cual analizaremos a renglon seguido.

El cartel era conformado por el novillero de la Escuela de Cali, de apellido Alzate, al que le sale un primer novillo de buena presencia, no muy armado, estuvo decoroso con el capote. El novillo toma una vara, se deja pegar sin recargar, pero al menos no sale suelto. En banderillas persiguio en un par, en los otros no. Inicia Alzate con doblones y despues intenta torear por derechazos, a los cuales les falta temple, le enganchan la muleta inmisericordemente. Por naturales no se acomoda, pierde el sitio, regresa su labor a la mano derecha, da una tanda mejor, pero vuelve a perder los papeles y no liga nada sustancioso. Se echa de nuevo la muleta a la mano izquierda y el novillo era tan bueno y noble que le ayuda a que lo embarquen en una tanda de normal ejecucion, cuando ha podido bordarlo. En sisntesis un buen novillo, tampoco para darle la vuelta al ruedo, pues en varas se vio muy poco, como toda la novillada. Deben estar los ganaderos muy tribulados y meditabundos, pues el balance es muy negativo. En su segundo novillo, muy descastado el cual llego parado a la muleta con muchas dificultades, el novel novillero, sin sitio y seguridad, poco hizo para poder agradar a esta buena y noble aficion de Cañaveralejo. Es una pena, pero a los novilleros es mejor decirles las cosas claras y no engañarlos con lisonjas sin fundamento, en una profesion tan dificil como el toreo.
El segundo novillo, fue un retinto, alto, fuera de tipo, lo recibio con buenas veronicas el valiente espada mexicano Gerardo Adame. En varas manseo, a lo sumo le rompieron el cuero. En la muleta, no se presto para dar pases ligados, el novillero a base de exposicion, logro arrancarle muletazos imposibles y cruzandose como los mas decididos, pudo aguantar las cortas embestidas de este novillo, sin ton ni son. Se tira a matar con mucha verdad y deja una buena estocada, un pelin despredida, pero muy efectiva, que hace rodar el toro sin puntilla. La Presidencia concede una oreja, no pedida por el publico y que fue ligeramente protestada, por eso el novillero la devuelve y da la vuelta al ruedo al estilo mexicano, muy merecida por cierto.
En su segundo novillo, manso perverso, para colmo de males cornicorto, el cual nunca ha debido salir al ruedo de una plaza tan importante en Colombia, como Cali. En varas se escupe varias veces, ha debido ser condenado a banderilas negras, pero Usia se hace la de la oreja mocha. Con el no tuvo oportunidad ninguna de lucirse. Al final como el novillo se entablero por su mansedumbre notoria, no podia entrar a matar, hasta que logra una estocada despues del segundo recado y como el toro no doblo, escucho el tercer recado, yendose vivo el novillo, situacion q nos dolio, pues este novillero mexicano a pechado con el peor lote y debe ser muy triste viajar desde Mexico, varias horas en un avion, para encontrarse con este par de moruchos tan poco propicios para el lucimiento.

El tercer novillo, que le correspondio al novillero español Escribano, tampoco colaboro demasiado. Se torno parado y sin recorrido desde el capote, era mas chico que sus hermanos, de poca cuerna, tambien manseo mucho ante el caballo , en banderillas se duele y la faena de muleta no fue del todo lucida, pues el novillito se salia de las tandas, a pesar de la enjundiosa muleta del coletudo hispano. Cuando ya pensabamos que los ejemplares silvianos iban para el rotundo fracaso, sale un ultimo novillo alto, brocho, al cual Escribano le da buenas veronicas y DOS MEDIAS, de una belleza cara, propias de pocos toreros y las que sin exagerar nos recordaron lances de igual concepcion de Morante de la Puebla. Ahora no podemos dejar de decir que las ejecuto ante un brocho sin peligro, que humillaba y tenia nobleza. En varas poco recarga, le dan un picotacito y en banderillas no persigue. Inicia su faena rodilla en tierra, le da una tanda por la derecha q le sale bien y se estira por naturales, bien colocado, mas usando bastante el pico, no rematando el muletazo en redondo, situacion esta, que no entendimos bien. Debo reconocer que rematando las tandas este novillero da un portentoso pase de pecho, el cual los buenos aficionados, se lo valoramos y reconocemos. Construye una buena faena, cargada de tecnica, la cual ha podido rematar mejor, pues el novillo poco peligro ofrecia, siendo sin duda un manso que se dejaba, que fue muy aceptable para el torero y que dejo en claro q a Puerta del Hierro se le debe aplicar una fuerte dosis de "acero al carbon'', para lograr templar mucho mas el hierro....

Tomas Cruz V.