viernes, 7 de enero de 2011

Feria de Cali

El cartel más rematado de la feria de Cali se dijo que era este del 30 de Diciembre. La ganadería anunciada, la de César Rincón, la cual goza de buena aceptación, entre la mayoría de las llamadas figuras del escalafón.

Después de una larga temporada de lluvias, que afectaron mucho del territorio de Colombia, de manera inclemente, el San Isidro de Cali, cerró el grifo y hemos podido tener tardes de sol, tan necesario para disfrutar de una tarde de toros.

Abrió la tarde el diestro bogotano Pepe Manrique, otro de los humildes del escalafón colombiano, recibe con buenos lances capoteros a un bonito ejemplar de Las Ventas del Espíritu Santo, con el trapío adecuado para una feria de primera colombiana.Tampoco podemos pretender que se lidie en estas tierras el toro de Madrid, Pamplona o Bilbao. El toro no recarga, el matador lo cambia, en banderillas no persigue y Manrique se estira por derechazos, tres bien logrados, cuando se confía más, toreaba pasándoselo cerca, el toro lo vé y lo prende de mala manera, en el suelo le tira varios enviones y afortunadamente sale con la taleguilla rota, pero sin cornada en el cuerpo. Se para y cambia de mano, por la izquierda logra algunos pases aceptables, pero acusa el revolcón anterior. La gente se enfría y como su estocada fue entera , pero trasera, el toro demora en doblar y el bogotano recibe palmas. En su segundo tuvo que salir con pantalón de paisano, este toro muy inferior a su primero, no se prestó al lucimiento con el capote, se le observa una flojedad en los remos, toma una vara y se cae, marcando claramente una invalidez, pero Usia no lo cambia. Unos pocos aficionados señalamos que debia ser devuelto, las peñas de Cali, tanto La Sultana, como la Santiago de Cali, no alzaron ni un dedo, es decir son totalmente pasivas en estas circunstancias, cuando precisamente estas asociaciones deberian ser una ayuda para formar aficionados, con su ejemplo y no solo yendo a los tendidos a posarse en el gris cemento. Manrique hace lo que puede y mata de estocada y un descabello, escuchando silencio ante su labor con este inválido.

El segundo ejemplar de la tarde fué para El Juli, torero que goza de especial cariño en Canaveralejo. Sale un precioso ejemplar,retinto, de aceptable trapío, sin mucho peso, las tablillas decían que tenía los cuatro anos cumplidos. Julián lo lancea a la veronica, no muy ajustadas. Salen los varilargueros y el toro recibe una buena vara, recarga aceptablemente. El torero decide probarlo por chicuelinas y da cinco ceñidas y arma el primer alboroto en los tendidos. El ejemplar persigue en banderillas y salta el madrileño a pelear por el trofeo. El toro es boyante, humilla, tiene codicia y muchos muletazos. El Juli le ejecuta derechazos, algunos enganchados, como demuestra seguridad y ganas, se le perdona todo. Toma la muleta y por el izquierdo da muchísimos muletazos, en unos citaba al hilo del pitón, en otros como Dios manda. Creemos que el toro fue excelente, como lo fue también el toro santacoloma de su primera presentación en la feria, cumplió en todos los tercios, el lo mostró acertadamente, el único pecado que le vimos fue que a mitad de faena se distrajo un poco e intentó irse, pero El Juli lo contuvo. Al final le da unos redondos por el izquierdo que enloquecieron los tendidos y la petición de indulto fue grandísima. Se le concedió, pienso que de los indultos que ultimamente han sido concedidos en las ferias colombianas, este podría ser de los más justos. En su segundo El Juli, se encuentra con un toro soso, de muy feas hechuras, parado, siempre con la cabeza alta y el espada, no pudo redondear nada importante. Falto de casta y bravura este ejemplar. Se silenció su labor.

Teníamos mucha esperanza en El Cid. El sorteo nunca le favorece del todo, después de ver salir dos ejemplares muy buenos como los dos primeros de la tarde, pues al Cid le toca el más malo,chico, peligroso, mirón, calculador, en fin un "regalito". Y El Cid le plantó cara, a base de valor le exprimió lo poco que tenía, se le frenaba en cada muletazo y el impávido, tuvo mucho mérito lo del diestro sevillano. La gente agradeció su gesta y después de colocar una estocada entera, algo trasera, es aplaudido.
Su segundo es un toro alto, su pelo lustroso, negro bragado, bien puesto de pitones, de buen trapío, bonito el toro. Pero tampoco sirvió para hacerle el toreo profundo y verdadero. En varas se dejó pegar, en banderillas, se duele. El Cid, por culpa de lo que le tocó en suerte, no pudo ofrecerle a Cali ni siquiera un veinte por ciento de lo que el puede dar como torero. Por el derecho no tenía un pase, por el izquierdo a base de inteligencia y de estar metido en terrenos comprometidos, logra arrancarle medios naturales y los de pecho. Llegamos a pensar que vendría la cornada, pero está muy seguro este torero y se salía del peligro con mucha firmeza y torería. Deja finalmente una espada un poco desprendida, cayendo el toro cubierto por su muleta. Oreja merecida y ganada a ley.

Les deseo un FELIZ AÑO a todos mis amigos taurinos, de España, México, Venezuela y Colombia.

Tomás Cruz V.

miércoles, 5 de enero de 2011

lunes, 3 de enero de 2011

Séptima de Cali. Con nostalgia y desencanto terminó La Feria de Cali.

Lánguidamente termino la Feria Taurina de Cali. No se puede venir a Cali, a una feria de primera en Colombia con una corrida tan mal presentada como la de Ambaló. Salvemos al primero de Ferrera, segundo de la tarde, el resto sin trapío, olían a juventud , varios cornicortos, ese primero era un zapatico impresentable.Y para colmo de males, con una mansedumbre rayana en lo increible, al pobre Victor Puerto le ha tocado enfrentarse a este animalito sin raza, ni bravura, parado, mirón y a base de decoro le sacó algunos pases, que no dejaban sabor. Manso tanto en las varas como en las banderillas este primero. Su segundo tampoco ayudó nada y el viento que sopló toda la tarde también interfirió contra la labor del espada manchego. Porfió con este toro, descastado e indescifrable, del cual no logró nada positivo. Se fue en blanco Puerto, y no duden que pechó con el peor lote.

Ferrera ha estado supremamente indecoroso. Su primero , el mejor del encierro, un poco mas armado que sus hermanos, de bonito pelo y que se arrancaba de largo, tomó una buena vara, en la muleta el extremeño se deja enganchar casi todo el tiempo, estando muy por debajo de este aceptable ejemplar de Ambaló. Toreaba rapidísimo, sin ligar y sin temple alguno, fue de las faenas más ordinarias de la feria. En su segundo, otro de aceptable comportamiento, le da unas veronicas movidas , en varas recarga sin codicia, coloca sus pares de banderillas con el brinquito ya conocido, nada del otro mundo esta ejecución. Inicia su faena de muleta un poco más reposado y cuando el aire disminuía, daba algunos pases rescatables, de poca profundidad eso sí. Deja una espada tendida, el toro demora en doblar y el publico pide la oreja, seria por mermar el tedio de la tarde , que no mereciá y que Usia se lo pensó mucho en otorgar. Es de esas orejas nimias, intrascendentes, que valen muy poco.

Paco Perlaza, el de la tierra, regresó a su ruedo, pienso que mermado de facultades, por la paliza que le propinó el novillo de Ernesto Gutiérrez, el día del festival nocturno. En su primero, un toro de apariencia joven, un tanto alto y de normal encornadura, lancea friamente, en varas no recarga, en banderillas se duele y Paco inicia consintiendo al soso tercero, dando pases por aqui y por allá, unos aceptables, otros menos buenos, nunca definió el espada un plan de lidia ante el astado. Como todo fue tan frío, no pasó a más su actuación. En su segundo un anovillado, requemado, se tapaba por la cara, sale más ganoso y da veronicas jaleadas. Toma una vara el último de la feria, en la muleta algo colabora, le da pases sueltos de todas las marcas, los naturales sin ser malos, adolecen de más largura y finalización en redondo, termina con una manoletinas desangeladas y propina un espadazo tendido, que al fin acaba con la visa de este torillo y a su vez culmina la feria número 53 de Cañaveralejo. Corrida que poco aportó al serial y que debe dejar muy pensativos a los dueños del hierro.

Supimos oficialmente, que el trofeo Señor de los Cristales fue para El Juli.
El mejor encierro le fue dado a la ganadería del Dr Ernesto Gonzalez C. Nos parece, que mucho mejor encierro fue el de La Carolina, tanto por presencia, como por número de toros de destacado desempeño, por bravura y nobleza. Muy cuestionado ha sido este premio del jurado calificador y que será motivo de otro escrito nuestro.

Un saludo para todos.

Tomas Cruz V.

domingo, 2 de enero de 2011

Sexta de Cali. El mejor y más bravo encierro: El de La Carolina.

Es flaca sobremanera
toda humana previsión,
pues en más de una ocasión
sale lo que no se espera....

Asi reza una estrofa de la famosa poesía colombiana, "La Perrilla", de Don Jose Manuel Marroquín.

Efectivamente, nadie daba un duro por la corrida de esta noche en Cali, la ganadería cuyo encaste conocido era de la linea santacoloma con murube, cruce que ha dado buen resultado en algunas ganaderías colombianas. Los toreros anunciados eran Ivan Garcia, torero modesto en España, pues aunque alguna vez estuvo bien en Cali, ultimamente ni suena ni truena en ruedos ibéricos. En su primero un buen toro, lo lancea decorosamente, toma una vara recargando, bravo en banderillas, colocadas por el propio diestro, muy deshilvanadas y poco reunidas. El toro con buen trapío permite una faena voluntariosa del rubio de Móstoles, pero el cual por falta de sitio y placeo, dejo ir un buen toro. Se colocaba al hilo, con ventajas y aún así el toro le pasaba bien.Este ejemplar ha debido torearse en el centro del ruedo, se le vá para la querencia y en vez de sacarlo, le da en ese punto una tanda embarullada, la cual nos pareció muy mal y de pésima concepción. Deja un pinchazo y una estocada que ponen fin a un toro que se fue con las orejas.
En su segundo, otro toro de buen comportamiento en el capote, toma una buena vara, el matador coloca dos buenos pares y otro al violín, que levanta aplausos del público. Inicia por derechazos, con poco temple, bajaba poco la mano, toreaba a media altura, hasta que el toro se aburrió y se fue a tablas. Otro buen toro, mal lidiado por García, quien no convenció al aficionado, asi haya recibido unas palmas bastante dadivosas.

Siguió el novel espada colombiano, José Fernando Alzate, al cual le han salido un par de excelentes toros, claros, bravos, nobles, de buena presentación, especialmente el quinto, un lote que muchos toreros añoran para ganarse un trofeo de feria. El espada nacional, bien sabemos por su falta de oportunidades y ambición, daba uno bueno y tres malos, se le vió mal colocado, ventajista, toreando poco en redondo, como mandan los cánones, ante toros de bandera. Uno de los cuales fue premiado con la vuelta al ruedo, despues de haber sido picado de forma excesiva y brutal y como era tan bravo, nunca se derrumbó y al contrario seguía la muleta taciturna, manejada sin ilusión, por este débil espada. Una verdadera pena lo de Alzate, ante dos grandes toros, los cuales mucho dudamos le vuelvan a salir tan facilmente en su dif{icil carrera.

Habiíamos visto a Juan Solanilla de novillero en Cali, hace unos años. Posteriormente nada claro sabíamos de el. En un comentario de los últimos días habíamos dicho que la alternativa de este espada era la única que nos parecía lógica, de cuántas se han otorgado en Colombia en los últimos tiempos. Y a fé que no estábamos equivocados. En su primero, el peor del encierro, reservón y el cual medía y esperaba, a base de estar muy cruzado y buscando la acometida, lograba sacar pases que mostraban decisión y buen concepto. En su segundo un mejor toro, muy serio de cara, bravo en las cabalgaduras, es cuando viene lo mejor de la noche. A este toro lo va metiendo en el canasto, es de los pocos toreros colombianos que sabe caminar en la plaza, cita de frente y con elegancia, va a buscar el pase muy cruzado y su faena es bastante correcta e ilusionante. Después de la partida de César Rincón, Colombia y América piden a gritos un torero maciso, que no se arredre ante las dificultades y nos pareció, que en Solanilla, puede estar la respuesta. Ha dado el joven torero muy buenos derechazos, dos tandas de naturales muy templadas, intentando alargar el muletazo y el alguna oportunidad haciendo el semicírculo al natural. Salimos optimistas y contentos de ver al espada de nuestra tierra cumplir con la afición y no engañar a este conjunto de espectadores tan nobles y agradecidos, como son el público de Cañaveralejo.

Desde hoy Solanilla, pensamos que es el más indicado para recoger el cetro de Don Cesar Rincón y nos alegra que una persona con fundamentación académica, como que eres Administrador de Empresas de La Universidad de los Andes, pueda llevarlo, contribuyendo a subir el listón de la torería colombiana. Y lo hecho por Juan Solanilla hoy, no lo hizo ante un novillo, se lo hizo muy correctamente, a un TORO.

Si los jurados hacen justicia, esta ganadería, debe conquistar el premio al mejor y mas bravo encierro de la Feria De Cali 2010-11.

Tomás Cruz V.

sábado, 1 de enero de 2011

Quinta de Cali. Se despide el Año, con una mansada de Fuentelapeñaemy

Los toros de los herederos de Don Abraham Domínguez Vásquez, procedencia Samuel Flores, poco aportaron a esta feria de Cali, la cual ha tenido dos faenas para resaltar del Juli y otra de Bolivar. Buena voluntad de otros coletudos ha habido, pero el balance general, no es del todo contundente.

Había mucha expectativa por el debut del linarense Curro Diaz. Los toros que le tocaron en suerte no lo dejaron triunfar del todo, salió bien librado en su debut en Colombia, su primer toro se vino muy cerrado a tablas y el en vez de sacarle el quite, se queda estático y el toro lo atropella de frente, lanzándolo por los aires. Hubo gente que gritó, "lo mató", pero no, el gitano, volvió a la pelea y le dió unas bonitas verónicas al cornicorto de Fuentelapena, que ya marcaba que iba a ser un sosote, sin raza o fundamento. Lo tocan en varas, en banderillas no persigue. Inicia Curro su labor con unos pases de tanteo preciosos, incluyendo unos doblones de buen arte. Lo intenta todo, le da derechazos cortos, el toro siempre tratando de no obedecer, su faena no es ligada, pero consta de algunos pases bien logrados, que son del agrado de una aficion que supo ver, afortunadamente a este torero. Coloca un pinchazo y una entera, es aplaudido por el respetable. En su segundo, tampoco tuvo suerte el gitano, un toro con cuajo, de buen peso, 560 kilos, pero distraido y con mansedumbre permanente en la lidia, nuevamente el torero se esmeró por cumplir, señalaríamos tal vez que ha debido colocarse mas lejos del toro, pues en tres ocasiones le obedeció mejor a esa distancia, que cuando lo obligaba de más cerca. Sin embargo tampoco aseguramos que hubiese logrado cuajar faena ligada o profunda, pues con un animal tan incierto, es muy difícil aseverar esto. Deja una espada delantera y perpendicular que es suficiente. Muchas palmas para el Curro de Linares, dejó sabor y seguramente volverá.

El paisano Luis Bolivar, ha estado muy ganoso toda la tarde, le salieron los mejores del descastado encierro de los Domiínguez, en su primero lo lancea con buenas veronicas, este toro es el que mejor pelea en varas, en banderillas no persigue, inicia el matador su labor con derechazos, siempre despegado, con ritmo, eso no lo negamos, con el pico innecesario, pues el toro no lo ameritaba. Por naturales está mas centrado y da dos tandas estimables. Se adorna y deja una espada un tanto trasera y tendida, que es suficiente. Se le concede una oreja, la cual es justa. En su segundo un toro similar a su primero, pero que se rajó a mitad de faena, buscando tablas, Bolívar lo aprovecha, lo mete en su muleta, hasta que el toro protesta, por su mansedumbre escondida y tiene que entrar a matar, dejando una estocada en buen sitio, que lo tumba. Hubo petición de otra oreja, que La presidencia no concede acertadamente.

A Daniel Luque, el que había estado bien en su primera presentación le han tocado dos mansos, deslucidos, descastados, sosotes, en fin no voy a analizar sus faenas, pues poco pudo hacer el sevillano, asi haya tenido deseos de cumplir, con un público bullanguero y festivo, como este del 31 de Diciembre, que solo acudió colmando menos de la mitad del aforo de Cañaveralejo.

Un Feliz y taurino Año para todos.

Tomas Cruz V.